Los uruguayos nos cuentan sobre su rutina laboral durante la pandemia

A pesar de la pandemia del nuevo coronavirus, los profesionales de servicios esenciales, aquellas actividades que no pueden detenerse, siguen sus rutinas de trabajo. Sin embargo, mucho ha cambiado, comenzando con el cuidado que deben tener para evitar el contagio.



Los profesionales de la salud, que trabajan a la vanguardia de la lucha contra covid-19, hablan sobre los miedos, las preocupaciones y la atención no solo por la salud de los demás, sino también por la suya.

Agência Brasil habló con profesionales uruguayos que continúan trabajando y han visto cambios drásticos en su rutina en el último mes. El país registró los primeros casos de la enfermedad el 13 de marzo. El mismo día, declaró un estado de salud de emergencia.

Actualmente hay 400 casos confirmados de la enfermedad y 5 muertes.

El gobierno uruguayo no ha decretado la cuarentena obligatoria para todos los ciudadanos, pero ha determinado medidas de aislamiento social para tratar de contener la curva de propagación del nuevo coronavirus.

Las clases en las escuelas primarias y secundarias, por ejemplo, se suspendieron a partir del 16 de marzo y, hasta ahora, no hay una definición de retorno. Las cirugías electivas y las consultas no urgentes también se cancelaron, en un esfuerzo por dar prioridad a la atención de pacientes con sospecha de infección por covid-19. Los restaurantes, bares y centros comerciales estaban cerrados y solo podían funcionar con servicios de entrega. También se suspendieron eventos concurridos, como conciertos, cines, partidos de fútbol y otros deportes.

Cuentos

Martín Bazzino es un médico uruguayo de 49 años. Él dice que el cambio fue drástico en su rutina laboral después de la confirmación de los primeros casos de covid-19 en el país. Bazzino trabaja en policlínicas y con cuidados en el hogar.

En Uruguay, los planes de salud brindan servicios diferentes a los de Brasil. En general, ofrecen servicios de contestación telefónica y consultas en el hogar las 24 horas del día, los siete días de la semana. Bazzino es uno de esos médicos, que visita a los pacientes y hace la primera cita en la casa de la persona.

"¿Qué ha cambiado? Creo que todo ha cambiado. La planificación del trabajo ha cambiado, el volumen de trabajo, que se ha multiplicado por tres. Después del coronavirus, se suspendió el trabajo de las policlínicas, una de las medidas técnicas que encontré muy apropiadas para todos los recursos humanos podrían dirigirse a las calles, a visitas domiciliarias, según lo recomendado por el Ministerio de Salud Pública (MSP). Las medidas preventivas que debemos tomar para cambiar a las personas de manera correcta y personalizada también han cambiado, manteniendo las medidas de protección para ellos y para nosotros, es decir, para sus familias y también para la nuestra. Tenemos que cuidar a la persona a la que vamos a ayudar y también a nosotros mismos, para no convertirnos en un vector de transmisión del virus ".

Agência Brasil - ¿Existe temor de contagio entre los médicos?


Bazzino - Miedo, no. No tengo miedo de esta enfermedad. Tengo respeto, sobre todo. Nosotros, los médicos en particular, estamos en la primera línea de batalla, somos las personas que están en el primer contacto, especialmente aquellos a los que asistiremos en casa. Tenemos que tratar de hacer que el paciente se sienta lo más cómodo posible, no podemos hacerlo sentir como si sufriera una enfermedad incurable. No se puede vivir la vida asustada por una enfermedad. Si sabemos que estamos en la primera línea de defensa, si sabemos que estamos en contacto con pacientes potencialmente infectados, no debemos exponernos.

Desafortunadamente, este tipo de pandemia causa al personal de salud, y no estoy hablando solo de médicos, estoy hablando de todo el personal de salud, siendo el primero en terminar infectado. Y el sistema generalmente colapsa, como sucedió en España, Italia y, en este momento, en los Estados Unidos, porque comienzan a afectar los recursos humanos del área de salud. Por lo tanto, hay una gran cantidad de médicos enfermos e infectados. Por eso las medidas de protección son tan importantes. Creo que Uruguay ha estado aprendiendo del mal ejemplo dado por otros países. Obviamente, es demasiado pronto para reclamar la victoria en esta situación, nadie reclama la victoria, pero creo que nuestro sistema de salud, nuestro personal de salud, rápidamente se dio cuenta de la realidad y está tomando las medidas necesarias más allá de las paredes y dentro de los hospitales, para evitar contagios. en masa.


Agência Brasil - ¿Cómo evalúa la reacción y las medidas tomadas por el gobierno uruguayo?

Bazzino - Creo que el gobierno y el MSP, sí, hicieron las cosas muy bien. Es como si una granada explotara frente al gobierno 24 horas después de asumir el cargo (el nuevo gobierno asumió la Presidencia el 1 de marzo de este año). Lo primero que hicieron fue formar una gran mesa redonda, un comité de crisis y desarrollar un programa nacional para luchar contra covid-19. Creo que, a diferencia de otros países, estaban tomando todo tipo de medidas (sociales, sanitarias, económicas) para combatir esta pandemia y eso era correcto. Están mostrando una ligera tendencia hacia un aplanamiento de la curva, un estancamiento en el crecimiento y creo que eso es muy positivo. Ahora es el momento de tomar medidas extremas, que debemos estar doblemente alertas. Es hora de pedirle a la población que redoble las medidas, el aislamiento y la confianza que deben tener en nuestras autoridades sanitarias y en nuestro gobierno.

Agência Brasil - ¿Trabaja en contacto con pacientes infectados?

Bazzino - He tenido varios pacientes confirmados con covid-19 en los últimos días. ¿Como hago? Justo como lo hago con cualquier otro paciente. Tenemos que hacerlo sentir bienvenido, que nos preocupemos por él, que comprendamos la situación; El 85% de los pacientes experimentan la enfermedad en el hogar. Tenemos que hacer un seguimiento muy de cerca, en casa, para evitar complicaciones que pueda tener temprano. Entre el 10% y el 15% de los casos requerirán ingreso en un hospital y alrededor del 5% son casos graves, que requieren hospitalización en cuidados intensivos, con asistencia respiratoria mecánica.

Agência Brasil - ¿Ha cambiado tu rutina de bienvenida? ¿Cómo es el ritual de limpieza para entrar a la casa?

Bazzino: cuando llego a casa, mi ritual dura entre 45 y 50 minutos. Lo que hago es muy simple. Llego y me quito los zapatos. Puse una caja especialmente para eso. Después de eso me quito toda la ropa, que va directamente a la lavadora y va directamente a la ducha. Un buen baño, desinfección con alcohol y luego con un jabón quirúrgico, para tratar de eliminar de mi cuerpo las últimas partículas que pudieron haber quedado desde un punto de vista viral. Luego, procedo con la mayor desinfección en mi casa. Los fines de semana recibo a mis hijos en casa y tengo una doble responsabilidad en este sentido, porque quiero cuidar a la persona que más amo. Tengo que llegar a extremos, estoy un poco histérica con ese tipo de cosas, pero por el momento no hay más remedio que tratar de ser lo más metódico posible para cumplir con todas las medidas.
Asistente de limpieza

Alma Huart, uruguaya de 42 años, trabaja como asistente de limpieza en Medica Uruguaya, una corporación que tiene hospitales y policlínicos. Ella le dijo a Agência Brasil que, después de que llegó el virus, pidió trabajar en un policlínico cercano a su hogar, para evitar tener que tomar un autobús y también estar menos expuesta. Ella vive con su esposo, dos hijas, una hijastra y tres nietas.

"Trabajo en la limpieza de la policlínica. Llevamos toda la ropa protectora hecha de TNT (tela no tejida), guantes y máscaras, y tenemos que ir a la ropa para bañarnos después del trabajo. Y nos lavamos mucho las manos con jabón y alcohol. en gel, varias veces al día. En general, para pacientes aislados, hacemos (limpiar la habitación) al final, porque después ya nos duchamos y nos vamos ", explica Alma.

Alma también dijo que los empleados de limpieza reciben más de un uniforme y nunca pueden salir en uniforme. El traje es para usar solo dentro de las instalaciones del hospital. Cuando tienen que trabajar en las áreas donde están los pacientes aislados, usan un uniforme específico, que se lava inmediatamente. "Nos cambiamos toda la ropa. Nos dan un uniforme para limpiar esta área y luego nos ponemos otro uniforme".

Alma dice que cuando llega a casa, se quita los zapatos, el abrigo, el bolso o cualquier otro artículo que lleve y lo separa. "La ropa que me queda fuera la limpio con mucho alcohol e hipoclorito (desinfectante). Luego me voy directamente a la ducha y me lavo la cabeza, el cabello todos los días".

Ella dice que solo ve a su madre, que tiene 71 años, desde lejos y dice que los miembros de su familia no tienen miedo. "No entienden la gravedad de la corona".
Cuidador anciano

La uruguaya Lourdes Francisco, de 55 años, es enfermera y cuidadora de ancianos. Ella dice que después de la llegada del nuevo coronavirus, perdió los estribos.

"Antes solía irme silencioso al trabajo, no tenía cuidado con lo que tocaba. Siempre ha sido así y ahora la realidad ha cambiado. Tengo que ir con una máscara y guantes, reforzar la higiene en todos los sentidos. Llego a mi trabajo, lo tiro a la basura antes de entrar me quito la máscara, que está hecha de tela, lavo, cuelgo, me lavo las manos. Si el lavado de manos solía durar dos segundos, ahora toma 20. No es que pierda el sueño y no duerma más, pero Me preocupa contaminar a los demás. Cuido de un anciano y mis padres también son ancianos. Supongo que si me da [el covid-19]], no soy tan peligroso porque no tengo problemas respiratorios, solo rinitis alérgica. para otra persona, para mis hijos, mis padres. Tengo una hija que tiene asma, eso también me preocupa, prácticamente ya no la veo. Antes de vernos todos los días. Perdí la tranquilidad ", dice Lourdes.

La rutina de limpieza, cuando llegué a casa, también cambió por completo. Lourdes dice que, antes del coronavirus, dejaría el trabajo, pasaría por la casa de su madre para tomar un chimarrão y tomaría café sin prisa. Ahora, cuando va a visitar a su madre, que vive a 18 cuadras de distancia, camina para evitar tomar autobuses, para evitar multitudes. Al final de la jornada laboral, "arrojo mis guantes en el primer contenedor de basura después de bajar del autobús. Las llaves que puse en una olla de cloro y agua. La mano enguantada que toqué en el autobús cuando me levanté, no toco nada hasta desinfectar con alcohol. Si toco la billetera, tengo que limpiarla con alcohol. Lavo mi bolso todos los días ".

"Llego a casa, me quito la ropa y me la pongo para lavar, la máscara también va a la lavadora, voy al baño, me desinfecta y uso ropa limpia. Estas son cosas que han cambiado y ahora tengo mucho más trabajo, disgusto mi vida mucho ".

El cuidador afirma que, en las calles, hay un clima de miedo entre las personas. "Noto que la gente tiene miedo, es como si tuvieras una enfermedad. Hay pocas personas en las calles, tanto en mi vecindario como en mi lugar de trabajo. Todos los días parece que es domingo, todo está cerrado, tranquilo".

Marieta Cazarré | Agência Brasil - Montevidéu | Edição: Graça Adjuto | Editor local de Saúde: Willen Benigno de Oliveira Moura
Los uruguayos nos cuentan sobre su rutina laboral durante la pandemia Los uruguayos nos cuentan sobre su rutina laboral durante la pandemia Reviewed by Willen Moura on abril 06, 2020 Rating: 5

Nenhum comentário

Recent Posts

Feat